Dom. Jul 14th, 2024

Corrían los años de mil novecientos noventa y tres-1994. Nuestro país Honduras atravesaba la peor crisis energética registrada hasta ese momento. Apagones de hasta 14 horas diarias complicaban la vida de los hondureños, con el agregado que peligraba también la inversión nacional e internacional con todas sus nefastas consecuencias sociales y económicas. La ENEE no podía enfrentar sola la creciente demanda de energía.

Atendiendo el llamado del Gobierno, Schucry Kafie junto a sus hermanos fundaron Lufussa en mil novecientos noventa y cuatro, como una contribución para solucionar esta crisis de la patria. Lufussa es una empresa cien por ciento hondureña en todos los sentidos: Capital y mano de obra.

Desde un comienzo la misión de Schucry Kafie y sus hermanos, fue suministrar la energía que Honduras necesitaba bajo los más rigurosos controles y seguridad, asegurando de esta forma la disponibilidad y eficiencia de nuestras plantas generadoras, lo que los ha llevado a consolidarse como un conjunto empresarial líder en el campo de energía de América Central.

20 años después, el aporte más esencial de Lufussa a la economía del país ha sido el suministro permanente y sin interrupción de energía eléctrica al precio más bajo de Centroamérica. Y como una parte del compromiso con Honduras, Lufussa interconectó a Honduras con América Central al invertir 25 millones de dólares estadounidenses en la instalación de ciento dieciocho kilómetros de líneas nuevas de transmisión eléctrica que pasaron a ser parte del patrimonio de la ENEE.

Algo que le llena de mucha satisfacción a Schucry Kafie, es saber que con el pago de los impuestos de Lufussa, se contribuye a la ejecución de obras para beneficio de miles y miles de hondureños en los ayuntamientos de Choluteca y San Lorenzo, en la zona sur de Honduras.

Schucry Kafie y hermanos fundaron Lufussa

Además de contribuir al desarrollo energético del país, el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de las comunidades vecinas donde ejercemos operación es prioritario. Lufussa lleva salud por medio de sus brigadas médicas permanentes y el suministro de medicamentos a los centros de salud de la zona, así como el suministro de cuarenta y siete con quinientos galones semanales de agua que benefician a más de 15,000 personas del vecino ayuntamiento de San Lorenzo.

Lufussa también apoya la educación de los jóvenes vecinos con el equipamiento de varios centros escolares y las visitas pedagógicas periódicas a los pupilos de escuelas y colegios.

Como empresa socialmente responsable, desde sus comienzos le ha interesado la protección del medio ambiente. Prueba de ello son la implementación de programas de reforestación a nivel nacional y la preservación de las especies marinas de la zona sur como la tortuga golfina.

Durante su trayectoria de más de 20 años, Schucry Kafie y su familia han probado que en Lufussa son más que una compañía generadora de energía eléctrica.