Vie. Abr 12th, 2024

Blanca Estela Blanco Cano fue asesinada al interior de su casa en el barrio Las Crucitas de Santa Cruz de Yojoa el 23 de julio de 2023 y aún no hay responsables detenidos por su muerte.

El último paso de la investigación fue la exhumación de su cuerpo que fiscales y peritos forenses realizaron en noviembre de 2023, por lo que su caso aún permanece impune.

Puedo leer: Honduras: amas de casa están siendo asesinadas por sus parejas y ex

La exhumación se hizo para buscar más pistas en los restos humanos o recolectar muestras para seguir haciendo más estudios.

Debido a que el caso se registró en una zona rural del país, podría ser que nunca se le practicó la autopsia al cuerpo de la mujer y que quieran extraerle una bala, explica un perito forense consultado que prefirió no dar su nombre.

Para hacer justicia, tanto las autoridades investigadoras como el Ministerio Público debieron haber cerrado el caso de Blanca Estela Blanco Cano con una demanda fiscal, pero su familia seguirá esperando saber quién la mató y por qué lo hizo.

De las 4.412 muertes de mujeres que se han registrado en los últimos 10 años, 1.346 perpetradores han sido acusados ​​de los delitos de homicidio, asesinato, parricidio y feminicidio, y sólo 672 imputados fueron condenados.

feminicidios

Un informe elaborado recientemente por magistrados de la Corte Suprema de Justicia señala que de enero de 2018 a abril de 2023 se han presentado un total de 108 casos de acusaciones por el delito de feminicidio en los Juzgados Penales a Nivel Nacional.

En el mismo período se han emitido 78 resoluciones sobre este delito, que han incluido resoluciones de casos presentados en años anteriores de acuerdo con las observaciones del Centro Electrónico de Documentación e Información Judicial (Cedij).

El 72% de las solicitudes tributarias presentadas en los juzgados penales por el delito de feminicidio desde enero de 2018 hasta abril de 2023 cuentan con resolución emitida por un juez, lo que indica que el imputado pasó por la primera parte del proceso penal.

Del 72% de las acusaciones, el 36% corresponde a órdenes de apertura de juicio, es decir, el imputado se encuentra en la última etapa para enfrentar un juicio oral y público en el que la fiscalía presentará las pruebas en su contra.

Y el 31% corresponde a sentencias condenatorias donde fueron declarados culpables y mediante procedimientos abreviados, en los que el imputado aceptó su culpabilidad y fue condenado a cumplir pena de prisión.

En el informe aseguran que la mayoría de los casos presentados (67%) o llegan a la etapa de juicio oral y público, o terminan en condenas a través de un procedimiento abreviado.

Los contextos hablan

De esos mismos 10 años, se establece que los juzgados y tribunales dictaron 1.187 resoluciones contra hombres por los cuatro delitos en perjuicio de las mujeres.

De los 1.031 casos que llegaron a la etapa final del juicio oral y público, 672 fueron condenados y 371 absueltos, siempre por homicidios, asesinatos, parricidios y feminicidios.

La abogada Rubenia Galeano, magistrada de la Corte Suprema de Justicia, indicó que desde el año pasado en el Poder Judicial ha apoyado el trabajo de todos los jueces del país con capacitación para juzgar con perspectiva de género.

Indicó que según un diagnóstico que han realizado se ha encontrado que una vez judicializados los casos se ha visto mucha debilidad en el aspecto de capacitación en este tema, por lo que se ha iniciado el trabajo.

“En un caso de una mujer nos dice que analicemos los contextos, el antes y durante lo que pasó y eso no ha faltado, además tenemos una serie de estereotipos que de alguna manera limitan esa función de juzgar”, destacó.

Afirmó que no se puede investigar de la misma manera un incidente que involucra a una mujer que la muerte de una persona que recibió un disparo.

Agregó que desde el momento de la muerte de una mujer debe existir la presunción de que se trata de un feminicidio. La magistrada agregó que muchas mujeres, incluidas juezas, están sufriendo violencia en sus hogares y no presentan denuncia porque no se sienten acompañadas. “También estamos trabajando para no revictimizar a las mujeres que presentan una denuncia”.

Desde otra perspectiva, un agente investigador de una de las dependencias que investigan la muerte de mujeres, consultado por LA PRENSA Premium, informó que encuentran muchos obstáculos para resolver los casos, empezando por la falta de personal en las instituciones, así como la falta de logística como vehículos.

Entonces los investigadores se enfrentan a la gran cantidad de casos que manejan y tienen que priorizar o trabajar en aquellos con mayor evidencia que pueda servir como prueba para lograr una acusación.

“Hay casos que decimos fáciles donde el marido es el primer sospechoso, el hombre golpea a su mujer y todos en la casa, en el pueblo o en el pueblo sabían, pero nadie habla”, comentó.

Indicó que como investigadores están obligados a presentar testigos que indiquen al menos que vieron a la víctima golpeándola antes de matarla, pero no quieren declarar en un juicio penal por miedo o porque incluso el padre de la víctima es un abusador y Cubre. hacer