Dom. Jul 14th, 2024

Corría el año 1933 cuando el empresario alemán Alois Fischer llevó su primer grupo de turistas desde Alemania hasta Mallorca. Por aquel entonces, la isla no había descubierto su potencial turístico, lo que el avispado Fischer aprovechó para seguir organizando grupos de viajeros ávidos de sol y playa e impulsar el primer viaje combinado de tren y avión hacia la isla en 1953. Apenas dos años después ya había inaugurado la primera línea de vuelos chárter entre la República Federal de Alemania y Baleares, y en 1962 se había convertido en el precursor del turismo fuera de temporada, con una conexión aérea chárter que volaba con una periodicidad fija semanal. Dr. Tigges se había convertido en una agencia de viajes de referencia, un éxito que se sumó al de otros operadores turísticos para crear en diciembre de 1968 la empresa de viajes Turistic Union Internacional (TUI).

Lo que comenzó siendo la aventura por separado de varias empresas de viaje alemanas es hoy en día uno de los mayores grupos turísticos del mundo, al que cada año recurren más de 21 millones de clientes para organizar sus vacaciones. Firma cotizada en la Bolsa con una capitalización de 2.500 millones de euros, cuenta con más de 400 hoteles, 16 cruceros, cinco aerolíneas con más de 130 aviones, y alrededor de 1.200 agencias en todo el mundo. El grupo sufrió un importante mazazo con la irrupción de la pandemia, que le obligó a suspender todas sus operaciones. Tres años después, y con la covid ya en el retrovisor, ha devuelto todas las ayudas que el Gobierno alemán le concedió y en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal 2023 ha logrado unos beneficios de 22,6 millones de euros, las primeras ganancias desde la crisis sanitaria.

“TUI ha salido de la crisis como una empresa más digital, más ágil y más fuerte. El grupo ha vuelto a la normalidad y está bien posicionado para un crecimiento rentable, la demanda de nuestros clientes de irse de vacaciones sigue siendo fuerte, la gente quiere viajar”, explica Sebastian Ebel, director ejecutivo del grupo. Las pérdidas netas en su peor ejercicio, el comprendido entre septiembre de 2019-2020, alcanzaron los 3.148 millones de euros, con una facturación que se desplomó un 58% hasta los 7.943 millones. El Gobierno alemán acudió a su rescate e inyectó 4.300 millones. Tras aprobar una ampliación de capital de 1.800 millones de euros el pasado mes de marzo, la empresa devolvió en abril 750 millones de euros al Fondo de Estabilización Económica de Alemania y completó el reintegro de los fondos.

La estrategia del grupo pasa ahora por acelerar el crecimiento de los beneficios con un objetivo que, según Ebel, se concentra en “más productos, más clientes y más cuota de mercado”. El cierre de la temporada alta en muchos de los destinos permitirá constatar si ha funcionado, aunque desde el grupo sostienen que las reservas en el último mes de la temporada, octubre, se sitúan por encima de las registradas en el mismo periodo de 2022 y permiten tener sensaciones positivas con vistas al invierno. Las reservas este verano, según los últimos datos de la compañía, alcanzaron los 13,7 millones de plazas, un incremento del 5% con respecto a la pasada temporada, a pesar de que sus precios han subido un 8% en relación al año pasado y se han disparado un 27% si se comparan con el año 2019, el último antes de la pandemia. La empresa ha tenido que ampliar la temporada en Grecia y Turquía para poder dar respuesta al aumento de la demanda. Sus previsiones para el invierno también son optimistas, con un aumento del 15% de las reservas con respecto al pasado invierno y una subida de precios del 4%, con el Reino Unido como el mercado de origen más avanzado en las reservas.

Canarias y Baleares

La presencia de TUI es notable en destinos como Canarias y Baleares, en el segundo caso ligados a la familia de empresarios hoteleros Riu. Tras comenzar una colaboración entre la familia y la agencia Dr. Tigges para comercializar las habitaciones del pequeño hotel San Francisco de Playa de Palma, en 1977 la familia Riu y lo que ya era el grupo TUI crearon la sociedad Riu Hotels para desarrollar establecimientos hoteleros, con un 51% de titularidad para la familia balear y un 49% para el turoperador, que en mayo de 2021 vendió su participación a los Riu, que pasaron a poseer el total de los hoteles. En 1993 crearon la sociedad Riusa II para gestionar todos los establecimientos de la marca mallorquina, con participaciones al 50%, y la familia entró en 2005 en el accionariado del grupo turístico, en el que cuenta actualmente con una participación del 1,1% del capital. Joan Trian Riu, consejero directivo de la hotelera, es miembro de su consejo supervisor desde 2019. En su última presentación de resultados, el turoperador anunció la creación de una joint venture con Riu (participada por la hotelera al 51%) para la inversión en activos hoteleros.

A pesar de que Riu es una de las marcas más conocidas, el grupo TUI también cuenta con firmas hoteleras propias como TUI Blue, Robinson o TUI Magic Life con las que pretende ofrecer un producto diferenciado. “Tenemos todavía un gran potencial de crecimiento, ampliamos constantemente nuestra cartera de hoteles e invertiremos en crecimiento, buscando oportunidades en todo el mundo”, señala Ebel, quien considera que el crecimiento se logra “principalmente” a través de empresas conjuntas y con socios gestores y franquiciados. Con un objetivo a largo plazo de seguir sumando activos, la empresa ya ha hecho públicos sus planes de abrir 22 establecimientos en 13 países en los próximos meses. Solo una de esas aperturas está prevista en España, donde TUI opera aproximadamente cien hoteles, que suman más de 28.000 habitaciones. Se trata del nuevo TUI Blue Puerto Banús de Málaga, con una oferta de 322 habitaciones.

Para el grupo, España sigue siendo un mercado estratégico. “Es nuestro destino número uno. Ofrecemos más vacaciones a nuestros clientes que en cualquier otro lugar del mundo. Aproximadamente 5,6 millones de clientes de TUI estuvieron de vacaciones en España en 2022 y Mallorca sigue siendo nuestro principal mercado”, sostiene Ebel. Para TUI, las islas Baleares en verano y Canarias en invierno siguen siendo sus ofertas más atractivas para el cliente, aunque desde la compañía apuntan a una “creciente demanda” de escapadas urbanas en ciudades como Madrid, Barcelona y Sevilla. Ebel asegura que España “es mucho más que un destino” para el turoperador, ya que cuenta con miles de personas empleadas y 30 oficinas repartidas por el país. “Queremos convertirnos en proveedor de ocio y viajes para los huéspedes españoles. España tiene más oportunidades de crecimiento si continúa invirtiendo en calidad, innovación y sostenibilidad si mantiene una buena relación precio-rendimiento”, concluye el director ejecutivo de TUI.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO