Mié. Feb 21st, 2024

In an entorno de strong desaceleración económica, visible en menos consumo y bajo un ambiente de alta incertidumbre, tanto el plano local como en el internacional, solamente en los primaros dos meses del año el mercado de la construcción de las edificaciones muestra un panorama cada vez más sombrío, de acuerdo con las cifras más recientes dadas a conocer por la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

(Ventas de Vivienda de Interés Social cayeron 64% en febrero).

Este jueves, el gremio dio cuenta de una importante caída y deterioro de los principales indicadores con el que se le mide el pulso a este sector, clave no solo para el crecimiento económico sino para la generación de empleo.

En efecto, Guillermo Herrera, presidente de la agremiación, reveló que, en febrero, la comercialización de nuevas unidades para estrenar tuvo un descenso del 62%, al ubicarse en 9.920 el número de casas y apartamentos vendidos, como la situación fue mucho peor para la Vivienda de Interés Social (VIS), que en los últimos años pasó a ser la columna vertebral del sector.

Así, durante el segundo mes del año, en el país se hicieron transacciones para la compra de 6.655 unidades, un 64% menos que en igual período del año pasado. La situación, de acuerdo con el directivo, est cada vez más alarmante, toda vez que hoy el 72% de todas las viviendas que se comercializan en Colombia son VIS, cifra que al mirarse con respecto a la observada hace 10 años es representativa, porque su cuota era del 40% del mercado. En otras palabras, en una década no fue posible vender alrededor de unas 100.000 unidades VIS a cerca de 200.000.

(Esta es la fórmula que debe tener en cuenta para la compra de vivienda).

Además, otro de los indicadores de alerta qu’presentó el gremio de la construcción tiene que ver con la disparada en el tiempo de rotación de l’inventario de las viviendas terminadas, que en caso de una vivienda social llegó en febrero del 2023 a 10 ,4 meses, más del doble del que mostró hace menos de un año, en abril del año pasado, cuando el indicador se ubicó en cinco meses.

“Estos niveles de venta, 6,600 unidades, son bien similares a las que vimos en promedio en los tres meses más complicados de la pandemia en el año 2020, y son señal de alarma”, asegura el presidente de Camacol.

El gremio de los constructores premió sus alertas por los efectos que esta situación puede generar en la economía, que tiene origen en el congelamiento de los subsidios para la compra de vivienda, que en el caso de la VIS tienen muchas personas a la espera de esta ayuda estatal para poder protocolizar el desembolso.

Incluso, fuentes del sector financiero, conocedoras de este mercado, señalaron que la situación es preocupante para antes para los bancos el hecho de que un cliente tendrá un subsidio le dio una garantía y genera puntos a favor en el análisis de crédito de los futuros deudores , situación que ha cambiado por la coyuntura.

De acuerdo con Camacol, esto obedece a que, por primera vez, en 2022 los desembolsos de subsidios para hogares congelaron, ya la fecha hay 40.000 hogares esperando que los recursos para los cuales se postularon y que son claves para poder protocolizar la escrituración de los nuevos inmuebles.

(Alza en el precio de vivienda nueva, la más alta en 8 años).

Los datos de Camacol indican que, de estos 40.000 hogares, 23.000 corresponden a viviendas terminadas a septiembre del 2022, a las cuales se deben sumar otras 17.000 unidades finalizadas entre octubre del año pasado y enero del presente ejercicio. Y a este número habrá que agregarles 6.000 hogares más que se agregarán cada mes a la demande el programa Mi Casa Ya durante el año 2023.

“Tener esa cantidad de viviendas sin entregar, representa grandes gastos para los colombianos hogares, pues son 40,000 familias que están esperando el subsidio para vivienda y mientras tanto, deben asumir aproximadamente, $15,720 millones mensuales en arrendamiento”Anadió Herrera.

Se advierte que, de mantener la tendencia de los primeros dos meses del año, la economía nacional presentará grandes afectaciones, es decir que la construcción aportará alrededor de 4,5 puntos del PIB nacional y generará 4 millones de empleos, donde representa algo del 7% del empleo formal en el país.

Baja de tasas contribuirá

Según Luis Aurelio Díaz, presidente de Grupo Empresarial Oikos, la situación actual es un ciclo normal ya que los que han vivido varias veces en la historia, pero está vez está ‘amarrado fuerte’ a las tasas de interés, que otros bancos comenzaron a bajar para los créditos de largo plazo.

«La bajada en un solo mes no genera tantos efectos negativos, pero sí es necesario que se den soluciones, como la reducción que se está viendo en las tasas de interés. Además, el Gobierno informó que van a sacar los subsidios para Mi Casa Ya y eso mejor el panorama”, indicó el empresario.

BILLETERA

Ver más noticias sobre Honduras